22 diciembre, 2010

No te supe perder



El libro que ahora comento, llegó a mis mano por azar, recomendado en las jornadas literarias "Ábrete libro" por el propio autor, un sevillano que se gana la vida como ingeniero industrial. Aunque quizás nada es casualidad y estaba previsto que, la cuarta novela de Salvador Navarro, fuera una de las lecturas que más me conmoviera en este año que acaba. “No te supe perder” es, en mi humilde opinión de adicta a la lectura, simple aficionada pero entusiasta y plural, una novela de las que dejan huella.
El maltrato de género, casi siempre abordado desde una sola perspectiva, nos es mostrado aquí como un problema complejo, multicausal, en ocasiones difícil de identificar o de prever, que puede asustar incluso al propio maltratador y que muchas veces tiene un componente cultural de aguante, consentimiento y tolerancia. Se presenta de una manera muy acertada, clara, concisa y específica, pero también sin el morbo negativo de escenas desagradables, burdas o sensacionalistas.
El autor domina los diálogos y la caracterización psicológica y biografía de todos los personajes que, de forma cuasi coral, intervienen en la obra, mostrando con ello un profundo conocimiento del alma humana, polifacética, contradictoria y capaz de todo lo bueno y todo lo malo. Entre esta amalgama de personajes perfectamente definidos, cuyas vidas se entrecruzan para dar lugar a la tupida y sin embargo transparente red que conforma esta historia, quiero destacar a Marga, Lucía, Roberto, Jordi el Pirata, Lola, Rocco y al nexo de unión entre ellos, eje en torno al que todo gira: Yann. Este coprotagonismo permite, según palabras del propio Salvador Navarro, “tener muchos prismas, no sólo para poder tratar el tema del maltrato, sino también para abordar relaciones emocionales secundarias que me parecían fundamentales en la trama”.
Desde el punto de vista de la estructura narrativa y dado el gran número de actores, la obra está diseñada de manera muy cuidadosa, dividida en capítulos con el nombre de los personajes y delimitando periodos concretos de tiempo, para facilitar la localización de los diferentes ambientes y el desarrollo de la trama.
No es mi intención en esta reseña contar el argumento ni desentrañar los secretos que ha de ir descubriendo el lector, por eso me permito citar dos detalles, especialmente curiosos, que no influyen en el mismo: la existencia de una historia dentro de la historia en forma de obra de teatro, “Craneoterapias“, y la magnífica descripción de los lugares en los que se desarrolla la acción, Sevilla y la costa este de Cádiz.
Leyendo esta prosa profunda y de alta calidad he experimentado la emoción que se siente ante una obra de arte. Pueden parecer exageradas mis apreciaciones, subjetivas, y por tanto, no aptas para sentar cátedra, pero sé lo que me gusta y por qué. Con ese convencimiento, recomiendo encarecidamente su lectura, a todos los que amen la buena literatura y disfruten con ella.
FICHA TÉCNICA
Título: "No te supe perder"
Autor: Salvador Blanco.
Editorial: Guadarrama (2010)

Crítica: Ángeles Hernández Encinas